Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 22 de julio de 2008

22 de julio de 1983 levantado el estado de sitio en Polonia


El 22 de Julio de 1983 el general Wojciech Jaruzelski, levanta el estado de sitio en Polonia. Poco después del segundo viaje apostólico de Juan Pablo II a su patria, la beatificación en su tierra de dos nuevos iconos, dos “rebeldes” el carmelita Rafael Kalinowski y “el Hermano Alberto” Chmielowski; Polonia, y cuando aun flotaba en el aire el eco de su reiterado pedido de “Una Polonia prospera y serena interesa mucho para la tranquilidad y la buena colaboración entre los pueblos de Europa”.
Dice George Weigel en Testigo de Esperanza que esa segunda visita del Papa a Polonia que duraría 8 días fortaleció la resistencia de la Iglesia y dejó en claro que no habría concesiones acerca de Solidaridad. Por otro lado Juan Pablo II había sembrado una dosis de esperanza para el futuro inmediato.

El papa polaco y el general polaco se encontraron cara a cara por primera vez durante esa visita en 1983. Este encuentro, dice Tad Szulc en su Biografia de Juan Pablo II, fue el hito mas significativo de la historia de la Polonia de la post guerra, relaciones que no fueron del agrado de los soviéticos, pero que el general Jaruzelski sin embargo mantuvo y fortaleció con el tiempo, a pesar de que en octubre de ese mismo año ocurriera la tragedia del secuestro y muerte del sacerdote Jerzy Popieluszko, fuertemente relacionado con Solidarnosc. Pero todo eso es ya otra historia, compleja e interesante.
Norman Davies en God`s Playground – A history of Poland habla así del enigmático general Jaruzelski que el 13 de diciembre de 1981 tomó a todos por sorpresa, con su golpe: a Occidente, a la estructura misma del sistema soviético, a los miembros del Consejo de Estado y a los miembros de Solidarnosc, que fueron arrestados la primer noche. Al día siguiente había tanques por todas partes, controles en los cruces, proclamada la ley marcial que informaban los folletos impresos en la Unión Soviética y a fines de año las fuerzas armadas tenían al país bajo control.
Durante 1982 Polonia fue gobernada por un Consejo Nacional de Salvataje conocido como “Cuervo” presidido por el general Jaruzelski. Cientos de arrestados, detenidos en 49 campos, reprimidos y muertos, otros obligados a firmar “compromisos de lealtad” . Las instituciones “purgadas”, las principales industrias militarizadas, impuesta la disciplina militar. La ley marcial dominaba la vida social. Walesa fue detenido y no obstante los muchos intentos de los pocos miembros de Solidarnosc que quedaban libres no lograron desafiar el férreo control militar. El slogan de Solidarnosc aparecido en 1982 escrito en las paredes “Zima wasza, wiosna nasza” (el invierno vuestro, la primavera nuestra) se fue desdibujando, todos los actos y demostraciones eran reprimidos hasta que las autoridades se sintieron suficientemente fuertes para declarar a Solidarnosc literalmente borrada, sus miembros denigrados y considerados criminales. La primavera siguió siendo del régimen. Luego trataron de aplastar a los “molestos” intelectuales: periodistas, actores, hasta la asociación de “católicos progresistas” fue purgada pensando que se estaba atacando las raíces y sin embargo solo estaban arañando la superficie pues ningún sector importante de la sociedad polaca sucumbió a la causa comunista.
Se deterioró la economía, el standard de vida en picada, la brecha entre poder adquisitivo y salarios aumentaba y los salarios caían. Las finanzas del estado se debilitaban y la imagen de Polonia estaba deteriorada..
Pero a pesar de todo la conducción de la política en Polonia no mostraba las características tajantes de los demás regimenes militares ni del propio estilo soviético de “normalización”. La represión era altamente selectiva. No existió el terror de Hungria en 1956 , ni la “normalización” de Checoslovaquia después de 1968. No hubo deportaciones masivas ni tampoco un control soviético directo. Por algún motivo, no del todo claro hacia el final del estado de sitio, el régimen militar ni siquiera explotó sus nuevos poderes al máximo y el general Jaruzelski en sus memorias expresa que eligió el mal menor, a los ojos de los soviéticos increíblemente “débil” . Por otro lado Jaruzelski no sólo fué un hombre de Moscú en Polonia sino que servía a los intereses militares dentro del aparato soviético. Habiéndose hecho cargo de la Republica del Pueblo le había ahorrado al ejército soviético una tarea desagradable y por otro lado al desplegar el ejército polaco había minimizado las posibilidades de una eventual invasión soviética de Polonia. Fue el primer líder polaco después de la guerra en poner a Polonia en una posición capaz de defenderse por si misma. Su enfoque cubría ambos flancos. Aplastó las esperanzas de Solidarnosc, pero al mismo tiempo evitó una ofensiva contra Polonia . Un político “sofisticado” miembro del círculo intimo del bloque, en espera de un puesto más importante. Hombre que parecía ver las señales de debilitamiento del sistema, que “interpreto” la necesidad de reformas y que coincidía en ello con Gorbachov. Ambos se dieron cuenta que los viejos métodos comunistas ya no servían y que el sistema solo podría sobrevivir con una gran dosis de cooperación popular. De manera que ambos evitaron los extremos. Jaruzelski persiguió a los ilegales, pero permitió que existieran. Invito al papa polaco para una segunda visita en junio de 1983 y luego debió tragarse la píldora del Premio Nobel de la Paz otorgado a Walesa. Pero fue recién en diciembre de 1988 que las autoridades decidieron retomar las conversaciones con Solidarnosc, legalizada luego en 1989. Jaruzelski Presidente fue sucedido por el lider Walesa en diciembre de 1990. Una década durísima pero apasionante de la historia de Polonia.

Invito a leer el Diario de Solidarnosc

No hay comentarios: