Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

lunes, 4 de agosto de 2008

Stefan Wyszynski - El Primado polaco del Milenio


Ayer 3 de agosto recordamos un doble aniversario del cardinal Stefan Wyszynski (1901-1981), El Primado polaco del Milenio del cristianismo en Polonia (966-1966), “diseñador” de la Iglesia polaca de la post guerra, “hombre providencial para la Iglesia y la patria

Nacido el 3 de agosto de 1901, fue ordenado sacerdote también un 3 de agosto (de 1924) el día que cumplía 24 años. Como hombre tuvo una vida difícil - su madre murió cuando tenía tan solo 9 años - (al igual que Karol Wojtyla a la muerte de su madre). Como Pastor su vida de obispo fue francamente heroica. Este santo hombre, considerado símbolo de la resistencia al comunismo, frágil de salud, al ser ordenado sacerdote viajo a Czestochowa para ofrecer a Nuestra Señora de Jasna Gora, reina de Polonia, su primera Misa y pedirle que le permitiera ejercer el sacerdocio al menos durante un año. Sin embargo, supo capear las tormentas de los años ´50 en Polonia y guiar a la Iglesia polaca prácticamente desde la clandestinidad durante más de 30 años.

“Ser Obispo – había dicho el 11 de mayo de 1946, el día anterior a su consagración episcopal en Jasna Gora - tiene en si mismo algo de cruz, por eso la Iglesia pone la cruz en el pecho del obispo. Sobre la cruz hay que morir a si mismos: sin esto no hay plenitud de sacerdocio. Tomar sobre si la cruz no es fácil, aunque sea de oro y esté cuajada de piedras preciosas” (Juan Pablo II “Levantaos, Vamos”)

Fue nombrado Arzobispo de Gniezno y Varsovia a los 47 años y creado cardenal en el Consistorio de enero de 1953: sin embargo las autoridades polacas no le permitieron asistir a la ceremonia en Roma.

No obstante el acuerdo de convivencia firmado con las autoridades polacas - acuerdo por el cual fue poco comprendido y duramente criticado, aun dentro del seno de la Iglesia - fue arrestado la noche del 25-26 de septiembre de 1953, debido a sus reiterados desafíos al gobierno y su famosa homilía “Non possumus” - en la catedral de Varsovia, reiterada en junio de 1953 en la solemnidad de Corpus Cristo en la Iglesia Santa Ana en Varsovia. Liberado 3 años después en 1956, fue inspirador de la novena de los 9 años, la impresionante “Gran Novena” una renovación pastoral ideada por él durante sus años en prisión, en preparación para las celebraciones del milenio de 1966.

Karol Wojtyla tuvo su primer encuentro con él cuando en julio de 1958 supo que había sido nombrado Obispo Auxiliar de Cracovia. Aquel mismo primado le diría el 16 de octubre de 1978 “Tu deberás conducir la Iglesia al Tercer Milenio”

Al inicio de su pontificado, Juan Pablo II le escribió al cardenal Wyszynski: "No estaría sobre la cátedra de Pedro este Papa polaco que hoy, lleno de temor de Dios pero también de confianza, inicia un nuevo pontificado, si no hubiese sido por tu fe, que no se ha arredrado ante la cárcel y los sufrimientos; si no hubiese sido por tu heroica esperanza, tu ilimitada confianza en la Madre de la Iglesia; si no hubiese existido Jasna Góra y todo el período que en la historia de la Iglesia en nuestra patria abarca tu servicio de obispo y primado" (Carta de Juan Pablo II a los polacos, 23 de octubre de 1978: L'Osservatore Romano, edición en lengua española, 5 de noviembre de 1978, pp. 9-10).

El cardenal Wyszinski murió el 28 de Mayo 1981, dos semanas después del intento de asesinato a Juan Pablo II. Ante la imposibilidad de estar presente el Santo Padre escribió una emotiva carta al pueblo polaco donde reiteraba términos expresados en su Discurso al Episcopado polaco el 2 de junio de 1979, durante su viaje a Polonia.

“Dejadme que en este momento me limite a recordar las palabras que pronuncie en la catedral de Varsovia durante mi viaje a Polonia: “El Cardenal primado se ha convertido en la piedra angular particular. Piedra angular es la que sostiene el arco, la que refleja la fuerza de los fundamentos del edificio. El cardenal primado manifiesta la fuerza del fundamento de la Iglesia que es Jesucristo. En esto consiste su fuerza. El cardenal primado enseña, desde hace más de treint años, que esta fuerza la debe a Maria, Madre de Cristo. Todos sabemos bien que gracia a Maria se puede hacer resplandecer la fuerza de aquel fundamento que es Cristo, y que se puede convertir eficazmente en piedra angular de la Iglesia”

Invito visitar:

No hay comentarios: