Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 22 de agosto de 2008

Karol Wojtyla y el Teatro Rapsódico

Juliusz Slowacki

En su visita a Wadowice en 1999 el Santo Padre Juan Pablo II recordaba a “Mieczyslaw Kotlarczyk, como quien “creó el «teatro de la palabra»” y en Don y Misterio
expresa “En aquella época estuve en contacto con el teatro de la palabra viva, que Mieczyslaw Kotlarczyk había fundado y continuaba animando en la clandestinidad”.
Otros hablan que él había sido cofundador. Así lo expresan Bogdan Piotrowski, George Weigel y también las autoridades polacas mismas en Crónica Cultural.
“Al final de los años escolares, el joven Karol conoció al también joven profesor de literatura polaca Mieczyslaw Kotlarczyk, quien hacía poco había sustentado, en la Universidad Jagellona, su tesis doctoral, la cual versaba sobre el teatro. Luego desarrolló con él una entrañable amistad, y ambos fundaron el Teatro Rapsódico, donde crearon un nuevo género dramático que despertó la admiración hasta de los especialistas, además de fervorosos aplausos de los espectadores. Se conservan reveladoras cartas que le mandaba desde Cracovia el joven Wojtyła a su amigo de Wadowice. Junto a Mieczyslaw Kotlarczyk fundó en agosto de 1941 el Teatro Rapsódico, donde, a pesar de la prohibición de las autoridades nazis, ambos montaban periódicamente espectáculos con otros amigos. Se reunieron más de cien veces para ensayar. Limitando la escenografía al máximo y centrando su arte en la palabra, con apoyo musical, el grupo logró preparar diez títulos y ofrecer, en la clandestinidad absoluta, veintidós puestas en escena, presentadas en los apartamentos de diferentes amigos, por razones de seguridad. A las representaciones acudían amigos de los artistas, pero también personalidades de la vida cultural de Cracovia. El primer drama, Król- Duch [El rey-espíritu], del vate romántico Juliusz Slowacki, fue representado el 1o. de noviembre de 1941, y Wojtyła tuvo el papel protagónico del rey Boleslao el Temerario27. La obra se volvió a presentar cuatro veces. Pero ya el 14 de febrero del año siguiente se estrenó Beniowski. El joven Karol, visto su compromiso y apreciadas sus dotes, siempre interpretaba papeles principales. En la lista de estrenos de la época de la guerra del Teatro Rapsódico también aparecen títulos como Hymny [Himnos] y Wesele [Boda] de Wyspianski, Portret artysty [Retrato del artista] de Norwid, Pan Tadeusz [Don Tadeo] de Mickiewicz y Samuel Zborowski de Slowacki. Aclaremos que varios espectáculos, a pesar de haber sido preparados por el grupo, nunca se estrenaron: fragmentos de prosa, Lalka [Muñeca] de B. Prus, Quo vadis de H. Sienkiewicz, Popioly [Cenizas] de S. Zeromski, Chlopi [Campesinos] de W. Reymont en 1941-1942, Boska Komedia [La divina comedia] de Dante Alighieri en 1944 y Milosierdzie [Misericordia] y Straszne dzieci [Hijos terribles] de K. H. Rostworowski en 1944-194528. En condiciones absolutamente adversas, la palabra polaca, aunque desterrada del teatro y perseguida por el enemigo, defendía su razón de ser y mantenía viva la llama de su espíritu”. (Bogdan Piotrowski)

George Weigel expresa que “él ayudó a fundar el grupo clandestino de teatro, el Teatro Rapsódico, cuya intención era mantener viva la memoria cultural de Polonia – mantener vivo un aspecto crucial de la cultura polaca a fin de asegurar los fundamentos de un orden político democrático terminada la guerra”

Y en Crónica Cultural leemos “Con motivo del 60 aniversario de la creación en Cracovia del Teatro Rapsódico, uno de cuyos fundadores y actores fue el joven Karol Wojtyla, el ministro de Cultura y Patrimonio Nacional, Andrzej S. Zielinski, dirigio el pasado 22 de agosto al papa Juan Pablo II una carta en la que lamenta la actitud de los ministros de Cultura del régimen comunista respecto a este teatro. El Teatro Rapsódico fue creado el 22 de agosto de 1941 en la clandestinidad por la agrupación política católica "Union" como una manifestación de la resistencia espiritual contra el ocupante aleman. La dirección del teatro fue confiada a Mieczyslaw Kotlarczyk. En el elenco había seis personas (Karol Wojtyla, Juliusz Kydrynski, Wojciech Zukrowski, Krystyna Debowska, Danuta Michalowska y Tadeusz Ostaszewski). En 1966, con motivo del 25 aniversario del teatro, el arzobispo de Cracovia Karol Wojtyla oficio en la catedral de Wawel una misa por los rapsodas, lo cual fue, según dice en su carta el ministro Andrzej S. Zielinski, "una de las causas del cierre del teatro". El arzobispo Wojtyla intervino en junio de 1967 ante el entonces ministro de Cultura para que el teatro no fuese liquidado, pero su intervención no surtio efecto. En el 60 aniversario del Teatro Rapsódico, el ministro Andrzej S. Zielinski asistió a una misa oficiada en Cracovia por el cardenal Franciszek Macharski y a otros actos conmemorativos”

No hay comentarios: