Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 4 de enero de 2008

El “atleta de Dios”


El 4 de enero de 2005 Juan Pablo II recibió a representantes del club de fútbol de Cracovia. Los deportistas tenian ante si la figura de su compatriota, que habia llegado a Roma en octubre de 1978 para quedarse. Ahora era el Santo Padre, Pastor universal de la Iglesia y ya no calzaba los borceguíes con clavos que usaba a los 10 años para jugar al futbol en el patio del oratorio de la parroquia de Wadowice, su pueblo natal, a 60 kms de Cracovia; ni tenia la fuerza física de los años 90 cuando “el más deportivo de los papas” antes de sentarse en su pequeño “trono” que le habian preparado en el Estadio Olimpico de Roma daba una vuelta por la pista de pie sobre un automóvil abierto. Pero seguia siendo aquel de su homilía Todo cristiano está llamado a convertirse en un buen atleta de Cristo, es decir, en un testigo fiel y valiente de su Evangelio. Pero para lograrlo, es necesario que persevere en la oración, se entrene en la virtud y siga en todo al divino Maestro. En efecto, él es el verdadero atleta de Dios; Cristo es el hombre "más fuerte" (cf. Mc 1, 7), que por nosotros afrontó y venció al "adversario", Satanás, con la fuerza del Espíritu Santo, inaugurando el reino de Dios.

Y así, en su calidad de verdadero “atleta de Dios” casi al final de su “carrera” por el camino de la vida, saludaba cariñosamente a sus compatriotas deportistas:

Os saludo cordialmente a todos. Me alegra poder acoger a los representantes de un club tan insigne, que ya desde hace cien años se inscribe en el panorama de nuestra ciudad. Sé que durante este siglo ha habido años de esplendor, pero no han faltado tampoco períodos difíciles. Me agrada saber que en los últimos años se han obtenido nuevos éxitos. Deseo que sean cada vez más. El Cracovia debe dar testimonio de que el deporte, formando el carácter y enseñando la nobleza en la competición y la solidaridad en el esfuerzo, puede ser expresión de los más altos valores humanos y sociales. Dios os bendiga”.

Les invito a leer el precioso articulo de Franco Bucarelli, periodista de la RAI, en la edición julio-agosto 2007 de Totus Tuus, que concluye diciendo “yo que he sido gran admirador y devoto amigo quiero imaginarlo, en el momento mas solemne de su vida, otra vez niño en los prados de Wadowice quien al silbato de clausura del partido con la Vida, se retira del campo silenciosamente y sobre el muro de la Eternidad cuelga sus botines en el gancho de la Historia
Invito a leer: “Karol, el Grande” –Historia de Juan Pablo II de Domenico del Rio (Ediciones Paulinas, Buenos Aires, 2004) – Es una historia distinta, crítica a veces, pero contiene muchas anécdotas y momentos especiales vividos por Domenico del Rio en su profesión de periodista.

No hay comentarios: