Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

lunes, 7 de enero de 2008

Juan Pablo II y Cuba

…“Deseo mencionar a Cuba, que se apresta a celebrar el décimo aniversario de la visita de mi venerado predecesor. El Papa Juan Pablo II fue recibido con afecto por las autoridades y por la población, animando a todos los cubanos a colaborar para conseguir un futuro mejor. Permítaseme retomar este mensaje de esperanza, que no ha perdido nada de su actualidad” (del discurso del Santo Padre Benedicto XVI hoy 7 de enero a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa sede)

Este mes se cumplirán diez años de aquellos dias entre el 21 y el 25 de enero de 1998 (oportunamente se incluirán detalles de la visita) cuando mirabamos desconcertados, maravillados, casi extasiados la llegada de Juan Pablo II a Cuba y la cálida acogida del pueblo cubano. Recuerdo que no me podia despegar de la TV. Me sentia alli entre ellos, compartiendo lo increíble, el Papa en Cuba!, Se los veia tan libres, tan alegres, tan felices. En un momento hasta llegué a ilusionarme que todo cambiaría. Y sin embargo nada cambió! O si? Quiero suponer que Cuba nunca más fue igual después de la visita de Juan Pablo II. Una revolución silenciosa? O silenciada? Me duele hoy como ayer. Pero estoy segura que la semilla de su mensaje de verdad y de esperanza dará sus frutos. «Velen, manténganse firmes en la fe, sean fuertes. Hagan todo con amor» (1Co 16, 13-14). les dijo a los jóvenes “la Iglesia confía en Ustedes y cuenta con Ustedes”

4 comentarios:

Padre Oriol dijo...

Feliz año!
La foto de JPII que tienes en el blog es una de mis preferidas,... es preciosa

Ljudmila dijo...

Gracias. Feliz año tambien a ti! La foto está alli en un rinconcito preferido de mi casa desde mi viaje a Roma en abril del 2005.

jose dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Padre Oriol dijo...

Esa misma foto yo también me la traje de Roma, la cara de JPII es de una simpatía y chispa deliciosa. Incluso la tengo puesta en uno de los carteles de la Parroquia.