Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 29 de enero de 2008

Juan Pablo II y México - Puebla, 28 de enero 1979

Su Continente de la Esperanza, una foto que dió la vuelta al mundo y fué grabada en el corazon de la Iglesia latinoamericana.
Como dice la pagina de la Arquidiócesis de Puebla "La Iglesia Católica que peregrina en Puebla es la primera Diócesis de México. Fue en 1518 cuando el Papa León X, mediante la Bula “Sacri apostolatus ministerio”, por petición del Rey Carlos V, erigió la primera Diócesis de la Nueva España, llamada Carolense en honor al Rey, en tierras de Yucatán. Entre los grandes acontecimientos de la historia de la Arquidiócesis de Puebla se encuentra la visita de Su Santidad el Papa Juan Pablo II el 28 de Enero de 1979 para inaugurar, en las instalaciones del Seminario Palafoxiano, la III Conferencia del Episcopado Latino Americano que reunió a más de 400 participantes, entre cardenales, obispos y presbíteros del 27 de Enero al 12 de Febrero"

La historia de la III Conferencia General del Episcopado lLatinoamericano de Puebla es larga y compleja, pues habia sido convocada por Pablo VI, luego confirmada por Juan Pablo I, para ser reconfirmada por Juan Pablo II como uno de los primeros actos de su pontificado, conectada estrechamente con la II Conferencia de Medellín, cuyo décimo aniversario se conmemoraba. No habia entonces relaciones diplomáticas con Mexico, donde la Iglesia no era reconocida y su presencia en Puebla no era considerada aconsejable. No obstante el 28 de enero de 1979 Puebla convertida en “nuevo cenaculo” era mencionada a lo largo de America y de todo el mundo. El nuevo pontífice Juan Pablo II venia a fortalecer la esperanza, a invitarnos a ser una verdadera Iglesia doméstica, invitaba al banquete de la vida y a abrirnos a los demás.


Su extenso discurso del 28 de enero constaba de los siguientes capítulos:


I. Maestros de la Verdad, (Verdad sobre Jesucristo, Verdad sobre la misión de la Iglesia, Verdad sobre el hombre
II.Signos y constructores de la unidad (Unidad entre los obispos, Unidad con los sacerdotes, religiosos, pueblo fiel)
III. Defensores y promotores de la dignidad (La dignidad humana. Valor evangélico. La promoción eclesial de la dignidad humana. La enseñanza de la Iglesia sobre la propiedad. La primacía de lo espiritual. Las violaciones de los derechos humanos. Recta concepción cristiana de la liberación. La doctrina social de la Iglesia,
IV Algunas tareas prioritarias, La familia, las vocaciones sacerdotales y religiosas, la juventud

Concluyó con estas palabras su discurso a sus hermanos en el episcopado:
El futuro está en manos de Dios, pero, en cierta manera, ese futuro de un nuevo impulso evangelizador, Dios lo pone también en las vuestras. “Id, pues, enseñad a todas las gentes” (Mt. 28,19)

No hay comentarios: