Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 23 de febrero de 2008

Juan Pablo II Peregrinación Jubilar al Monte Sinaí


En la preciosa carta sobre la peregrinación a los lugares vinculadas con la historia de la Salvación Juan Pablo II decía “Precisamente a Abraham se refiere la primera etapa del viaje que planeo en mis deseos. En efecto, me gustaría, si ésta es la voluntad de Dios, ir a Ur de los Caldeos, la actual Tal al Muqayyar, en el sur de Irak, ciudad donde, según la narración bíblica, Abraham oyó la palabra del Señor que lo arrancaba de su tierra, de su pueblo, y en cierto modo de sí mismo, para hacer de él el instrumento de un designio de salvación que abarcaba el futuro del pueblo de la alianza e, incluso, todos los pueblos del mundo
Pero esta parte del viaje no pudo realizarse. Por ello el 23 de febrero de 2000 desde la sala Pablo VI, en conexión con la Plaza San Pedro por medio de las pantallas gigantes, Juan Pablo II presidía la Conmemoración de Abraham "Nuestro padre en la fe" (23 de febrero de 2000). Era la primera etapa de esa peregrinación. En una sala ambientada para revivir el comienzo de esa historia fueron leídos textos del Génesis, la Carta a los Hebreos, la carta de Pablo a los Romanos y el Evangelio de Juan, seguidos por una serie de oraciones suplicando que la humanidad sea liberada de “los idolos de nuestro tiempo” y peticiones a Dios por la “paz y la armonía” entre Judios, Cristianos y Musulmanes.

Ese 23 de febrero marcaba el inicio de las peregrinaciones Jubilares del Santo Padre Juan Pablo II a los « lugares » de Dios, a aquellos espacios que Él ha elegido para poner su « tienda » entre nosotros (Jn 1, 14; cf. Ex 40, 34-35; 1 Re 8, 10-13), que “tendria que haber comenzado en Ur de los Caldeos, situada en el territorio del actual Irak, de donde hace tantos siglos salió Abraham siguiendo la llamada de Dios (Gn 12,1-4)” el viaje no fue precisamente como lo había proyectado. No me fue posible realizar la primera parte, la dedicada a las huellas de Abraham. ….Me trasladé espiritualmente a Ur de los Caldeos durante una ceremonia organizada en el aula Pablo VI…..Pude en cambio trasladarme personalmente a Egipto, a los pies del monte Sinaí, donde el Señor reveló su propio nombre a Moisés…. Después fuí a Belén, a Nazaret y a Jerusalén . Me trasladé al Huerto de los Olivos, al Cenáculo, y naturalmente, al Calvario, al Gólgota. Era la segunda vez que iba a aquellos Santos Lugares. …..En el último día de peregrinación jubilar a Tierra Santa celebré la Santa Misa junto al sepulcro de Cristo…..El momento más importante de toda la peregrinación fue indudablemente estar sobre el Calvario, sobre el monte de la Crucifixión y junto al Sepulcro, aquel Sepulcro que fue al mismo tiempo el lugar de la resurrección"...
(Levantaos! Vamos! Editorial Sudamericana, Buenos Aires, paginas 175-182)

El 24 de febrero de 2000 Juan Pablo II partía con dirección a El Cairo, primer paso hacia el Monte Sinaí. Al dia sigiente celebró la Santa Misa en el Pabellón de deportes de El Cairo seguida por un Encuentro ecuménico en la nueva Catedral de Nuestra Señora de Egipto, El Cairo. Y finalmente el 26 de febrero llegaría la última etapa de su peregrinación la Celebración de la Palabra en el Monte Sinaí, allí donde “la verdad de "quién es Dios" ha llegado a ser el fundamento y la garantía de la Alianza. Moisés entra en la "oscuridad luminosa" (Vida de Moisés, II, 164), y aquí recibe la ley "escrita por el dedo de Dios" (Ex 31, 18)”.
Invito leer “Tierra santa, lugar de reconciliación” Totus Tuus Marzo 2007
también "Tríptico Romano" de Juan Pablo II y el comentario que sobre esta obra poética hiciera el entonces Cardenal Joseph Ratzinger
..."La tercera parte de TRIPTICO ROMANO , “Monte en la región de Moria”. “El inmenso arco, que es la verdadera visión del Tríptico Romano, se revela claramente en la tercera tabla: la subida de Abrahán y de Isaac al monte Moria, el monte del sacrificio, del donarse
sin reservas. La subida es la fase última y decisiva del camino de Abrahán, iniciado con la partida de su patria, Ur de los Caldeos;es la fase fundamental en la ascensión hacia la cumbre, contracorriente"...

No hay comentarios: