Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 8 de febrero de 2008

Juan Pablo II y El Salvador 8 de febrero 1996


«Que en sus días florezca la justicia y la paz abunde eternamente» (Sal 71 [70], 7)

El 8 de febrero de 1996 el Santo Padre Juan Pablo II pudo constatar con alegria que “la semilla sembrada en momentos difíciles, fecundada por el sufrimiento y el esfuerzo de todo un pueblo, está dando frutos de reconciliación y de justicia. En comunidad con toda la Iglesia planteo la difícil pregunta «¿De dónde proceden las guerras y las contiendas entre vosotros?» (Ib. 4, 1) hallando la respuesta y la causa de tantos males en el pecado que está en el corazón del hombre. Así se expresó en la homilia de la la celebración eucarística en la Explanada «Siglo XXI»

Era momento para pedir perdon todos juntos al Señor por todos los egoismos impuestos y por todos los intereses estratégicos, por querer hacer prevalecer ideologías que no respetan a la persona, en la que está inscrita la imagen del Creador, y llegan a veces a atentar violentamente contra el carácter sagrado de la vida humana. Era tambien momento para implorar la misericordia divina por todas las víctimas de la guerra y reconciliarse con Dios a ejemplo de los Obispos en su Carta Pastoral «Reconciliaos con Dios» y clamar Nunca jamás la guerra! Que la justicia verdadera haga fructificar siempre la paz!

Pero también daba gracias a Dios porque las circunstancias estaban cambiando. Llamo a los salvadoreños a afianzar el proceso de paz y a edificar una sociedad nueva con ese espíritu cristiano que, casi al límite de la utopía humana pero con la certeza de que responde a la voluntad de Dios, llamamos la «civilización del amor?» para construir un futuro de esperanza con la sabiduria de la paz.

No hay comentarios: