Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 10 de noviembre de 2007

50 años de sacerdocio de la “generación del 46”


El 10 de noviembre de 1996 Juan Pablo II presidió en San Pedro una solemne concelebración eucarística con obispos y sacerdotes ordenados en 1946 y la presencia de 116 cardenales de todo el mundo. Después de una solemne procesión “triunfal” los sacerdotes, formados en un gran semicírculo frente a un altar adornado con arreglos florales con los colores rojo/blanco de Polonia combinados con el oro de la Santa Sede, concelebraron con el Santo Padre recordando el 50 aniversario de su ordenación sacerdotal. Eran 1600 sacerdotes y 90 obispos de su “generación” que habian sido invitados por la Congregación para el Clero con el objeto de orar y reflexionar juntos.
Las celebraciones habian iniciado el 7 de noviembre en el aula Pablo VI con una oración vespertina. El Cardenal Dario Castrillon Hoyos comenta del Santo Padre - su palabra nos sacudió por la simplicidad y profundidad teológica: “Han transcurrido cincuenta años, queridos hermanos jubilares- dijo- A todos nosotros se refieren las palabras de la Carta a los Hebreos: el “sacerdote elegido entre los hombres, es constituido para el bien de los hombres en lo referente a Dios, para ofrecer dones y sacrificios por los pecados” (Heb. 5,1). Nosotros hemos respondido a esta llamada: “¡Aquí estoy!” Nos encontramos en estos días juntos para repetir nuestro “Aquí estoy”- En el programa de testimonios, conmovió de manera especial el del sacerdote jesuita albanés Antón Luli de 86 años, preso durante 42 años en las carceles comunistas. “Cristo estuvo conmigo dandome fortaleza” dijo.

En la solemnidad de Todos los Santos, el dia preciso de su ordenación sacerdotal Juan Pablo II habia concelebrado y recordado su ordenación entre autoridades religiosas y civiles y mas de 700 sacerdotes de la Diócesis de Roma y un concierto en su honor en el Aula Pablo VI, por parte de la "Camerata Academica" de Salzburgo y el "Mozartchor" de Linz que interpretaron el "Mesías" de Händel.
Como broche de oro y para que todos participemos del misterio de su vocación fue publicado el íntimo, pequeño gran libro DON Y MISTERIO que concluye con preciosas palabras "que la Virgen María acoja este testimonio mío como una ofrenda filial, para gloria de la Santísima Trinidad. Que la haga fecunda en el corazón de los hermanos en el sacerdocio y de tantos hijos de la Iglesia. Que haga de ella una semilla de fraternidad también para quienes, aun sin compartir la misma fe, me hacen con frecuencia el don de su escucha y del diálogo. sincero"

No hay comentarios: